¿Se está estancando la ficción?

¿Ya están escritas todas las obras maestras?

¿Ya no se filman buenas películas?

Son preguntas que seguramente hayan pasado por tu cabeza alguna vez. Y no es para menos. Vivimos tiempo oscuros: la época del cine palomitero, los best sellers y el reggaeton ha llegado.

Pero… ¿De verdad es tan grave como muchos dicen? Vivimos en la era de la información y un autor sabe que puede llegar a millones de personas con la suerte y fórmula adecuadas, igual que sabe que es bastante difícil lograrlo con tramas complejas, con estructuras nuevas y revolucionarias o con historias que tengan un gran trasfondo filosófico.

Las masas no consumen este tipo de ficción. Buscan historias más sencillas y ligeras, y las grandes editoriales y productoras, generalmente, buscan proyectos que puedan convertirse en un fenómeno de masas. Debemos aceptar que hay intereses económicos detrás de la literatura y el cine. Intereses que implican tomas de decisiones estratégicas. Desde el momento en el que hablamos de consumo, hablamos de mercado, y el mercado es un auténtico y visceral campo de batalla.

Por ejemplo, en este artículo de opinión de El Mundo nos hablan con cierta nostalgia de tiempos pasados en los que la buena literatura triunfaba en las listas de ventas. ¿Quiere esto decir que ya no se escriben buenos libros? Claro que no. Se siguen produciendo esas obras que podemos catalogar como producto de calidad. Obras que no suelen llegar al gran público y que permiten a los “gafapastas” ampliar sus temas de conversación. Editoriales pequeñas, cine independiente… Todo está a nuestro alcance, aunque es cierto que hay que moverse por los entornos adecuados para estar al día de todas esas obras actuales de las que rara vez oímos hablar en una cafetería.

El buen cine y la buena literatura todavía existen, solo que estamos en la época en la que más ficción se produce de toda nuestra historia y muchas veces no somos capaces de ver más allá de la literatura y el cine comerciales.

Así que… ¿De quién es la culpa? ¿De los creadores? ¿De los consumidores? ¿De la industria?

Tampoco quiero demonizar los fenómenos de masas. Habría que investigar y debatir largo y tendido para comprobar su impacto en la sociedad. Incluso a veces nos encontramos con obras que en su día fueron consideradas de culto y ahora aparecen en cualquier listado de películas o libros favoritos.

Blade Runner recomendada ya en mi listaes una de esas obras. Fracasó por completo en las salas de cine en 1982, pero con el tiempo se ha convertido en una de las películas mejor valoradas por el público. Si esto es merecido o inmerecido, queda a juicio de cada uno.

El proceso de comercialización por el que ha pasado la película después de su éxito —hay siete montajes aparte del original— es, seguramente, el causante de que Blade Runner 2049 llegara a las salas de cine en 2017.

Este es otro de los grandes problemas del estancamiento de la ficción actual. Muchas industrias están mostrando síntomas de agotamiento. Remakes, segundas partes, sagas de libros interminables, series con un número de temporadas infinito…

La falta de innovación y el temor al riesgo tan frecuentes en las industrias suelen ser la razón por la que veamos todo esto como algo negativo. Porque a veces puede salir bien. Siempre habrá algún fan descontento, pero una secuela tardía puede ser acertada.

BladeRunner2049
Blade Runner 2049

Blade Runner 2049 lo es. Denis Villeneuve director, entre otras, de La llegada, Enemy y la ya mencionada aquí Prisioneros— se alejó lo suficiente de la cinta original como para que Blade Runner 2049 pueda considarse una película prácticamente independiente.

Y sí, a mí también me gusta más la Blade Runner original, lo reconozco, pero tampoco hay que olvidar que no es una película perfecta. La interpretación de Harrison Ford es especialmente pobre, el guion tiene unos cuantos fallos —Deckard, considerado el mejor cazador de replicantes, pierde todos los enfrentamientos, pero siempre aparece un deus ex machina final para salvarlo, se romantiza una escena de violación y la que seguramente sea la versión más porpular de la película es el séptimo montaje desde su estreno.

Pero Blade Runner desprende una magia inalcanzable para su secuela. Quizá sea la atmósfera opresora y sombría de la ciudad de Los Ángeles, la banda sonora de Vangelis o las palabras de Rutger Hauer bajo la lluvia. Incluso Philip K. Dick, autor de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? —novela en la que se basa la película—, declaró que la ambientación era muy parecida a la que él recreaba en su historia.

BladeRunner.jpg
Rutger Hauer como Roy Batty en Blade Runner

Sí, Blade Runner me parece, a pesar de todos sus fallos, superior a su secuela. Pero eso no convierte a Blade Runner 2049 en una mala película. Denis Villeneuve decidió arriesgarse y dar un estilo propio a la cinta, aunque se tratara de una superproducción.

El problema es que no funcionó en taquilla como estaba previsto. Blade Runner 2049 recaudó aproximadamente unos 259 millones de dólares frente a los 786 millones de dólares que recaudó Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, que pretendía resucitar la saga casi 20 años después.

Sin embargo, la opinión de la crítica no encaja con estas cifras. En Rotten Tomatoes —página web que puntúa obras con la media de las notas recibidas por la crítica profesional— Blade Runner 2049 cuenta con un 87/100 —la Blade Runner original con un 90/100—, mientras que Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal tiene un 78/100. Y esto empeora con las puntuaciones de los espectadores: Blade Runner 2049 obtiene un 81/100 y la cuarta película de Indiana Jones, un 53/100. Y, aun así, es esta última la que mejor funcionó en taquilla.

Por supuesto, son datos orientativos y no hay que tenerlos muy en cuenta, pero debería ser suficiente para hacernos reflexionar sobre el cine y, en general, el arte de nuestros días. ¿Cuál es el tipo de obra que queremos consumir? Hay grandes joyas eclipsadas por la ficción comercial que nunca verán la luz… Y eso es un problema que debemos paliar.



Imagen de cabecera: DanielMurrayART.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s