Cualquier lector sabe lo que es una lista de libros pendientes por leer. Y a cualquier lector le aterroriza tener colocar una novela más sobre esa pila que ya empieza a tambalearse.

Los jardines de la Luna, el primer volumen de la saga de Malaz: El Libro de los Caídos, de Steven Erikson, es uno de los que ha pasado mucho tiempo en esa lista. Hace algunos años ya que leí los artículos de El caballero del árbol sonriente y La espada en la tinta, pero por aquel entonces me encontré ya con el unos cuantos incovenientes: una lectura difícil, una saga de nada más y nada menos que diez novelas (y las tres últimas aún sin traducir), y un universo compartido con Ian C. Esslemont, cuyos libros se complementaban con los de Erikson.

LosJardinesDeLaLuna.jpg
Anomander Rake en la portada de la edición publicada por Nova

No mucho tiempo después, La Factoría de Ideas (editorial que publicaba las novelas de Malaz) cerró definitivamente sus puertas y dejó sin editar los tres últimos volúmenes de Malaz: El Libro de los Caídos. Por suerte, la mala noticia que recibieron los seguidores de la saga en castellano se mitigó cuando Nova anunció la reedición de las siete primeras novelas con la revisión de Alexander Páez y la traducción de las tres restantes. Así que lo único que me distanciaba de la saga era la etiqueta de lectura tan compleja que se le había puesto al primer libro, aunque la mayoría de opiniones siempre han coincidido en que ese lastre desaparece ya en el segundo.

El caso es que por fin puedo decir que he leído Los jardines de la Luna. Y quería escribir sobre las sensaciones que me ha transmitido este primer acercamiento al mundo de Malaz, porque puede que haya más lectores en la misma situación en la que estuve hace un tiempo y se estén perdiendo esta maravillosa novela.

MalazErikson.jpg

¿Es para todos los lectores? No, no lo es, pero como casi todas las sagas de fantasía que son complejas. Los jardines de la Luna es una novela que, sin haberla comprendido del todo, me ha encantado. Y escribo esto para que todos los amantes de la literatura fantástica que no la hayan leído, se animen a hacerlo. No es un libro para adentrarse en el género, pero cualquiera que esté habituado a él, creo que disfrutará mucho de la lectura.

La incomprensión de la historia no tiene nada que ver con el número de tramas ni con los personajes (al principio es necesario recurrir al dramatis personae que se incluye en las primeras páginas, pero luego se acaban reconociendo todos sin problema), sino con el mundo de Erikson y Esslemont. Las razas, los dioses, la hechicería, el Imperio de Malaz… Los magos utilizan sendas, ¿pero cómo funcionan? ¿Qué es la Casa de Sombra? ¿Esos que acaban de salir son dioses? Espera, ¿me estás diciendo que los dioses se implican tanto como los mortales en la guerras de Malaz?

La dificultad a nivel de las tramas no es mayor que la de Canción de Hielo y Fuego, pero el worldbuilding… Hay seres capaces de esclavizar a dioses y mortales capaces de convertirse en Ascendientes. O no. No lo sé. Ahí es donde reside la complejidad de Los jardines de la Luna a nivel de lectura. No es un inconveniente, porque la novela es totalmente disfrutable, pero de vez en cuando te asaltan dudas que tardarán más de un libro en resolverse.

ImperioMalaz.jpg

Al contrario de lo que ocurre en muchos inicios de series de fantasía, Los jardines de la Luna es un libro endiabladamente entretenido. La lectura es rápida, los cambios de personajes no incomodan y no me he topado con un solo pasaje que se me haya hecho pesado. ¿Tienes dudas? Ya se resolverán. Lee con atención, pero dejándote llevar y descubrirás una historia fascinante que engancha de principio a fin.

Vale, sí, ya me ha quedado claro que no hay que tenerle miedo, pero… ¿qué hay del estilo de Erikson? Buenos diálogos y prosa un poco ruda en algunas ocasiones. ¿Se puede comparar con alguna otra obra de fantasía? Aunque se trate de una novela coral y en algunas escenas el tono sea bastante crudo, Los jardines de la Luna tiene poco que ver con Canción de Hielo y Fuego o La Primera Ley. Aquí hay seres ancestrales capaces de doblegar a dioses y meros mortales más determinantes para el futuro del Imperio que los hechiceros más poderosos.

Las proporciones épicas de la fantasía de Erikson se reflejan en cualquiera de sus personajes: Lástima, una chica de quince años convertida en una despiadada asesina después de ser poseída por un dios; Mechones, un hechicero atrapado en el cuerpo de una marioneta de madera; Anomander Rake, un tiste andii con un mandoble en la espalda cuya hoja aguarda un destino peor que la muerte; y un joven que escapa de las garras del Embozado cuando los Mellizos del azar le impiden cruzar las puertas que conducen al reino de los muertos. Muy normal, vaya. Lo de siempre.

Y todo esto envuelto en una trama sólida con un ritmo poco propio de este tipo de sagas de fantasía. La acción nos sitúa en el continente de Genabackis. La emperatriz de Malaz, Laseen, después del triunfo del asedio de Pale, planea la conquista de la ciudad de Darujhistan, donde las traiciones y los asesinatos están a la orden del día. Azafrán Jovenmano, un ladrón que recorre los tejados cuando el sol se esconde, descubrirá que se está librando una sangrienta guerra entre asesinos cuando la moneda de Oponn, los Mellizos del azar, cae en sus manos. El capitán Paran deberá viajar a Pale para descubrir qué esconde Lástima, la asesina de quince años bajo el mando del sargento Whiskeyjack, mientras la hechicera Velajada se enfrenta a una traición interna en el ejército malazano. Y, por si fuera poco, la Casa de Sombra y sus mastines se han entrometido en los planes de la emperatriz y las fuerzas que están a punto de liberarse podrían destruir el continente.

En definitiva, Los jardines de la Luna desborda magia y es una lectura obligatoria para todos los amantes del género. Ya no hay excusas que valgan. Nova ha traducido ya el octavo y el noveno volumen y reeditado los cinco primeros (y el sexto con fecha de publicación en febrero de 2019). ¿A qué estás esperando?

MalazLibros.jpg

Y tú… ¿Te animas a leer Los jardines de la Luna? ¿Lo has leído ya? ¡Pónmelo en los comentarios y no te olvides de compartir si te ha gustado!



Imagen de cabecera: Merlkir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s