Cómo comportarse en la multitud es mucho más que una mirada adolescente al mundo adulto. Es una obra sobre la muerte, la familia y la vida de nuestros días. A veces divertida, a veces melancólica, pero siempre entrañable.

Y quiero aclarar que, aunque sea una historia dramática, Cómo comportarse en la multitud tiene mucho de comedia absurda y excéntrica. Y es que no hay nada mejor para recibir una mala noticia que una sonrisa.

Además, Cómo comportarse en la multitud es crítica. Muy crítica. Camille Bordas refleja muchos los males de nuestra sociedad a través del comportamiento de los hermanos de Isidore, la actitud de los padres de Denise ante la enfermedad de su única hija y el estilo de vida de Daphné, la anciana centenaria que ha enterrado a todos sus hijos y maridos.

De esta forma, Camille nos invita a reflexionar sobre el individualismo y la pérdida de valores en la familia. En cierto modo, Cómo comportarse en la multitud no deja de ser la mirada profunda a la sociedad occidental que todos deberíamos lanzar.

CamilleBordas.jpeg
Camille Bordas

Isidore, el más pequeño de una familia de seis hermanos y narrador de esta historia, intenta abrirse paso en un hogar donde todos son extraordinariamente inteligentes. Una casa de habitaciones cerradas con un padre que dedica su vida entera al trabajo, unos hermanos demasiado mayores como para comprender a nuestro protagonista y una madre que no tarda en verse envuelta en sus propios problemas.

“En cuanto un personaje me arrancaba un vítor o una lágrima, automáticamente tenía ya sitio en mi mundo paralelo de película en el que jamás pasaba nada que fuera traumático.”

Cómo comportarse en la multitud nos habla sobre encontrar nuestro sitio en el mundo y, a la vez, del miedo a hacerlo. El miedo a lo desconocido, a mirar hacia delante y a dejar una parte de nuestra vida atrás. Igual que todos nosotros, Isidore trata de encontrar su sitio en el mundo. Para su madre es el hijo sensible que la acompaña a la carnicería; para su hermana Simone, el encargado de escribir su biografía; para su amiga Denise, la única persona a la que se puede aferrar en este mundo de locos, y para su hermana Berenice, el pequeño e inocente miembro de la familia que conoce sus secretos más oscuros.

“Ella sabía que yo sabía que de mayor ella quería estar muerta, así que le di total libertad para que se inventara otra cosa.”

Si algo hace Isidore, es escuchar. Aprende de su madre, sus hermanos y todas las personas que lo rodean. Observa sus comportamientos, pregunta y hace todo lo posible por ayudar… Porque Isidore, ante todo, se preocupa por las personas.

Nadie le presta atención mientras él trata de prestársela a todo el mundo. Nadie se preocupa por su vida cuando él se preocupa por las de todos los demás. Su madre sufre en silencio y sus hermanos están tan enfrascados en su trayectoria académica que se olvidan de lo que está más allá de las paredes de su habitación. Por eso Isidore encuentra en sus escapadas una fantasía que nunca llega a completarse. Y quizá sea porque lo que busca está mucho más cerca de lo que cree.

“Tampoco sabía si debía dar por concluida la conversación o no. Lo que sí sabía era que, si seguíamos mucho tiempo así, sin que ninguno dijera otra vez aquellas palabras tan importantes que habíamos pronunciado hacía apenas unos minutos, perderían parte de su peso y tardarían mucho en volver a nuestros labios.”

Aunque los personajes secundarios estén bien dibujados y sus pequeñas tramas vayan descubriéndose a medida que avanza la novela, el eje central siempre es Isidore. Las acciones de su madre, sus hermanos, su amiga Denise y la anciana Daphné le hacen crecer como persona, pero el verdadero valor de la historia reside en los diálogos, las reflexiones internas y el difícil paso de Isidore por la adolescencia.

Cómo comportarse en la multitud es una historia que todos hemos vivido. Demasiadas veces somos incapaces de escuchar a las personas que nos quieren y queremos, y demasiadas veces nos olvidamos de que están ahí… Y Camille Bordas trata de recordarnos eso mientras nos hace sonreír con las aventuras y desventuras de Isidore.

“—El embudo representa tu vida y la mía —dijo Simone—. Las posibilidades, las oportunidades. —Señaló con el boli el punto en el embudo en el que yo me encontraba—. Cuando naces, tienes un número prácticamente ilimitado de opciones, estás nadando en lo alto del embudo y las vas analizando, aunque no pienses en el futuro o, al menos, aunque no veas el futuro como un nudo corredizo que se va cerrando sobre ti. —Señaló entonces el fondo del embudo y luego volvió la punta del boli hacia la equis que me representaba a mí—. Te parece que, si acaso, el futuro te deparará más de lo mismo, más libertad, más oportunidades, porque ves cómo tus padres cada vez retrasan más la hora de mandarte a la cama y piensas, ¡chaval, qué guay!, piensas que si eso es así de niño, entonces ser adulto será la caña, solo que entonces, poco a poco, el fondo te va succionando. Al principio ni te das cuenta, empieza con las optativas en el instituto: ¿más literatura, o más física?, ¿te pones a estudiar un tercer idioma o te tomas en serio la música? Y entonces van desapareciendo sin que te des cuenta algunas de esas oportunidades que entreveías para el futuro y te va succionando cada vez más el fondo, te mete en un remolino de decisiones precipitadas, hasta que haces una tesis doctoral tan específica que solo hay veinticinco personas en el mundo aparte de ti que la entienden, veinticinco personas a las que les interesa.”



Ilustración de cabecera: Tavener Scholar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s