2019 ya quedó atrás y eso implica tres cosas. La primera, que escribo esto con dos meses de retraso. La segunda, que ya habría pasado la época de las listas de las mejores cosas que nos ha traído el año si no fuera por los tardones como yo. Y la tercera y sin duda alguna más importante, que Lo mejor de 2018 en libros, ese batiburrillo de recomendaciones literarias cuya fecha de publicación está lejos de acercarse a dicho año, tendrá su segunda y esperada parte.

Así que, sin más dilación…

¡LO MEJOR DE 2019 EN LIBROS!

III ?niadanie Awangardowe w ?odzi
Que dice Sapkowski que no dice nada porque dicen su nombre en los créditos.

Porque si 2018 se lo merecía, 2019 se lo merece aún más. Si 2018 fue el año sin temporada de Juego de tronos, 2019 ha sido el año con la temporada más nefasta de Juego de tronos o casi.

Y puede que desconozcamos las fechas de publicación de Vientos de invierno y Las puertas de piedra, pero miremos el lado positivo. El bueno de Martin todavía sigue con nosotros y puede que esté haciendo tiempo para irse me meto en un proyecto de videojuego por aquí, una serie por allá, mientras tanto escribo silmarillions que nadie me ha pedido… en vez de terminar la saga que lo llevó a la fama. Pero lo importante es que ahí está el tío, incansable, así que todavía hay esperanza.

En cualquier caso no estamos aquí para hablar de Martin ni de Rothfuss. Estamos aquí para hablar de los que sí han terminado sus libros. Y vaya libros. Horror cósmico con Guillem López, idas de olla con So Blonde y una prosa excepcional con Emilio Bueso. Pero empecemos por lo mejor de lo mejor que he leído en 2019. Con el permiso de los anteriores, empecemos por el brujo de Northampton y su obra maestra: Jerusalén, de Alan Moore.

ADVERTENCIA: si tu ojo avizor descubre una errata, no dudes en ponérmelo en los comentarios. Por cada errata desapercibida, alguien subraya en un libro con boli mientras lo abre a más de 180º.

LA OBRA MAESTRA: JERUSALÉN DE ALAN MOORE

jerusalen-alan-moore.jpg

No del año, no de la década, no del siglo. Jerusalén es una obra maestra de la historia de la literatura. Una novela para leer con calma, para empaparse con las descripciones, la ambientación, la misticidad, los rincones que se escapan más allá del espacio y del tiempo, la eternidad y la muerte. Titánica, mastodóntica, única e imaginativa como ninguna. Difícil de leer y aun más de reseñar, pero lo que he disfrutado ambas cosas no tiene precio. Qué esperar de un genio como Alan Moore.

«El diablo era incapaz de recordar la última vez que se había reído tanto. Se estaba riendo a lo grande, y lo de «grande» iba aquí en su sentido más grandioso: grande como una guerra, como un tiburón blanco o como la Muralla China. Oh, por el amor de los condenados, aquello no tenía precio.

Todo había empezado allí mismo, con él apoyado en un balcón surgido de algún viejo sueño mientras fumaba de su pipa favorita. La había modelado a partir del alma de un diabolista francés del siglo XVIII, un espíritu especiado y sazonado con la locura. Le gustaba pensar que aquella pipa le confería a su mejor tabaco un regusto a París, a relaciones sexuales y asesinato, a matices que estaban entre la carne y el regaliz».

Sin embargo, es importante remarcar la llamada a la calma para disfrutar de la lectura y, sobre todo, para no abandonarla. Si quieres leer un poco más sobre la obra, aquí está la reseña que escribí para Windumanoth.

HORROR CÓSMICO Y GUILLEM LÓPEZ: LAGO NEGRO DE TUS OJOS

 

lago-negro-tus-ojos-guillem-lopez.jpg

Con menos páginas firma Guillem López su primera novela corta, Lago negro de tus ojos. Decía en su presentación del Celsius que había sido todo un reto para él condensar toda una historia en tan pocas páginas y digo yo que ojalá todos nuestros retos se superen con tamaño resultado.

«Era el primer día de verano. El sol caía a plomo y los turistas se untaban cremas y repelente de mosquitos antes de bajar del autobús. Los traían de València cada mañana. Algunos hacían noche en los hoteles y pensiones de la zona. La mayoría pasaba el día en El Clot, visitaba la laguna, compraba recuerdos, tomaba cuatro fotos y desaparecía antes del ocaso. En el aparcamiento se arremolinaron en torno a los guías que organizaban grupos y repartían matamoscas y colas de caballo. Carla quedó un poco perdida, como en tierra de nadie. Miró a un lado y a otro y echó a caminar con los hombros vencidos por el peso de la mochila. Uno de los chicuelos que atosigan a los visitantes con souvenirs y baratijas la vio salir en dirección contraria al resto de turistas y decidió perseguirla».

Los diálogos, la ambientación, el suspense. Guillem ha conseguido transmitir mucho con muy poco. Si quieres escuchar al que susurra en la oscuridad, alzar la mirada hacia el sol negro y zambullirte en un lago de estrellas reflejadas, no dudes en caminar bajo las nubes de insectos que cubren El Clot. Dosis de horror cósmico, Lovecraft y buena literatura aseguradas.

¿Que te ha gustado? No lo dudes, a por Arañas de Marte y toda la obra de Guillem López. Que, por cierto, La polilla en la casa del humo acaba de reeditarse con una portada bien chula, no sé a qué estás esperando.

Y todo hay que decirlo: el título me encanta.

DE RISAS, ÁNGELES CAÍDOS, ÁNGELES SALIDOS Y SO BLONDE. LA TRÍADA

 

la-triada-so-blonde.jpg

La Tríada. Canto Primero: Tierra. Nada mejor que un libro para reír después de recomendar dos obras tan serias. So Blonde lo vuelve a hacer al más puro estilo Predicador. Retuerce la mitología cristiana y la caricaturiza hasta el absurdo para contarnos una comedia dramática con personajes divertidos y carismáticos. Querrás seguir leyendo sobre La Rubia después de esto, te lo aseguro.

Hasta sale el arcángel Gabriel.

«Ni Dios Padre sabe qué ocurrirá mañana, Él nos otorgó a los seres humanos libre albedrío, capacidad de decisión, como si necesitara darle un poco de emoción a eso de ser omnipotente. La Rubia se ha arriesgado, siempre ha sido la más lista de toda la puta clase, y vale que su chulería la ha perdido en ocasiones, pero… pero joder. Se la ha jugado en el tambor de la Magnum 45 de las probabilidades en esta partida absurda de ruleta rusa que es la creación».

Y si te quedas con ganas de más, So Blonde está preparada para eso: Última noche en el páramo y Azafata Aventuras: Los chicos de Emi.

LOS ASQUEROSOS MÁS ASQUEROSOS

los-asquerosos-santiago-lorenzo.jpg

Los asquerosos muy asquerosos de Santiago Lorenzo. Porque son muy asquerosos. Pero ellos. La novela y Santiago Lorenzo, no. Por supuesto que no. La novela es divertidísima. Y también buenísima. Una verdadera obra de arte que demuestra cómo una historia tan simple puede convertirse en un libro tan especial. Lo que tiene el buen escribir.

«Nació en Madrid en 1991. Su padre era uno que le daba igual a todo el mundo. Su madre, que lo mismo, era la hermana de mi exmujer, a la que no veo desde hace ya ni sé. No tenía más tíos que yo».

Además, Santiago Lorenzo es un tío muy simpático.

EL BUEN HACER: ESTA NOCHE ARDERÁ EL CIELO DE EMILIO BUESO

emilio-bueso-noche-ardera-cielo.jpg

666 kilómetros de la nada más absoluta es lo que Mac y Perla se proponen recorrer sobre sus motos. Un viaje al fin del mundo que me ha encantado leer más por cómo se cuenta que por lo que cuenta. Porque, al fin y al cabo, leer a Emilio Bueso siempre es un placer.

Empieza por aquí y sigue con Extraños eones, Transcrepuscular, Diástole, Cenital… o cualquier cosa que haya escrito este señor. Valdrá la pena y es menos arriesgado que dormir al raso en la Trans-taiga.

«El mundo en un puño y, en el puño, el acelerador».

Esta noche arderá el cielo narra una historia emocionante y que atrapa hasta el final, pero la explosividad de la prosa, los personajes y sus voces, se llevan todo el protagonismo. Lo que en ningún caso considero putamente negativo.

Que es un novelón, narices.

CUÉNTAME UN CUENTO JAPONÉS MIENTRAS EL MUNDO SE ACABA

cuentame-cuento-japones-mundo-acaba.jpg

No es para dar ideas en tiempos de coronavirus, sino para simplemente recomendar esta preciosidad de Maria Antònia Martí Escayol. Que, oye, si a alguien le sirve en el apocalipsis del SARS-COV-2, adelante.

¿Mi recomendación? Hay que leerla solo por la prosa. Aquí mi justificación:

«Este lunes de abril empieza como un domingo mientras Jinen se esfuerza en limpiar el jardín. Es un mes de abril típico, plácido y suave, y, como cada año, con los cerezos en plena floración. Por la mañana, a primera hora, recoge las flores y las hojas secas del suelo y barre la tierra desbordada por el viento, reordena las macetas y arranca las malas hierbas. No deja nada fuera de sitio. Al terminar, mira detenidamente la tierra, las hojas, los arbustos y los árboles. Después sacude ligeramente el tronco del cerezo. Algunas flores y hojas secas caen aquí y allí.

Al ver las flores y las hojas en el suelo, Jinen sonríe».

El aquí, el ahora, la belleza de las palabras y nada más.


¿Y tú? ¿Qué has leído este año?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .