No hay dos sin tres, así que vuelvo aquí este año con la cantinela de las entradas anteriores: un puñado de libros cada vez más reducido. Pero esta vez sin soltar chorradas sobre el mundillo literario. Me resulta difícil después de un año tan duro como este. Duro porque muchos hemos perdido a un ser querido, de forma esperada o inesperada. Duro porque muchos han pasado semanas intubados en la UCI o bocabajo en una cama de hospital. Duro porque los cadáveres han desbordado a las funerarias por primera vez en mucho tiempo.

Algunos dirán que ha sido duro porque no han podido emborracharse o viajar al extranjero. Otros dirán que ha sido duro porque han tenido que llevar puesta una mascarilla por la calle. ¡Manda narices! Eso es lo que criticaba cuando escribía sobre la banalización, sobre la sociedad infantilizada. Desde la televisión se pide fortuna a 2021 cuando se debería pedir responsabilidad, consideración y disciplina. Que hay sanitarios que han tenido que decidir a quién dejar la última cama libre en la UCI y tú te estás quejando de que no puedes ir a un botellón y subir una foto a Instagram, que es mucho sacrificio quedarse en casa para que no haya que elegir más veces a quién intubar y a quién dejar morir.

Pero no voy a seguir porque podría tirarme unos cuantos párrafos escribiendo sobre la pandemia, así, de calentada, y no quiero convertir esto en lo peor de la sociedad en 2020. No. Esto es lo mejor de 2020 en libros. O, más bien, lo mejor de mi 2020 en libros. Sólo cinco esta vez, pero puedo asegurar que son de la flor y nata de la literatura. Si te quedas con ganas de más, pásate por la lista que hemos preparado en Windumanoth con las mejores lecturas de nuestro equipo.

Vamos a darle.

ÁNGELES ROTOS

Esta novela de Richard Morgan, editada por Gigamesh, es perfecta para contrarrestar la banalización del sufrimiento que antes comentaba. Una novela lenta y filosófica, de esas que hay que leer poco a poco, dejándose llevar, disfrutando de cada página. Una historia que deja más preguntas que respuestas, más dilemas que soluciones. Liberalismo espacial, ruinas de civilizaciones extraterrestres olvidadas, heridas sin cicatrizar de una guerra interminable.

Una mirada a la lejanía de las estrellas para romper el antropocentrismo tantas veces presente en la ciencia y la filosofía. Una mirada que, paradójicamente, acaba dirigiéndose hacia nosotros mismos, hacia la especie humana.

Ángeles rotos narra la segunda aventura de Takeshi Kovacs, la segunda parte de Carbono modificado, de la que me he hartado a hablar, en el buen sentido. Ambas son autoconclusivas y se pueden leer de forma independiente, pero mi recomendación, en realidad, va para las dos. Me quedo con Ángeles rotos por la calma y el diálogo, por la mirada mística al universo y por las reflexiones sobre la guerra de unos militares experimentados. Y no me enrollo más porque acabo reseñándola de nuevo. Aquí todo lo que he escrito sobre estas dos maravillas de la ciencia ficción:

UN POCO DE ODIO

Joe, Joe, Joe… Lo has vuelto a hacer, compañero. Por si nos quedaban dudas. Por si no teníamos suficientes problemas a la hora de señalar tu mejor novela, vas y escribes Un poco de odio.

Un poco de odio, editada en el sello Runas, es la décima novela de Joe Abercrombie y el primer volumen de la trilogía La era de la locura. El muy prolífico de Joe ha estado escribiendo unos años en las sombras para no hacernos esperar por la segunda y la tercera parte, para sacarlas del tirón. El problema de la paz ya la tenemos casi en las librerías y The Beautiful Machine —sin título oficial en castellano— la tendremos en menos que canta un gallo —es decir, en septiembre de este mismo año en inglés y en febrero de 2022 en castellano—.

En esta nueva trilogía, Joe Abercrombie retoma el universo de La Primera Ley, donde ya ha ambientado otra trilogía y tres novelas independientes entre sí. Hay que leerlas, por supuesto, pero no necesariamente antes que Un poco de odio. Hay que leerlas porque son muy buenas y porque Joe es un tío que le da muy bien a la tecla. Ya sabéis, preparad los cuchillos, que Un poco de odio se cuece a fuego a lento. La palabra releva a la espada. El mundo que creció ensangrentado en las forjas de los herreros y en los campos de batalla suspira ahora con dolor entre el humo de las fábricas, bajo el yugo de la nueva clase fustigadora. Empresarios sin escrúpulos, príncipes fanfarrones, inquisidores infiltrados… La revolución irrumpe en las calles del imperio y en Angland no hay héroes ni campeones. No hay gloria ni regocijo. Sólo oro.

Y no digo más porque ya escribí sobre ella por estos lares. Empezad con Un poco de odio, que la acabaréis con El problema de la paz recién salida de la imprenta. Después continuad con La Primera Ley y Los Héroes. A ver si podéis afirmar que este tío no es un genio.

LOS OJOS BIZCOS DEL SOL

De genio a genio y recomiendo porque lo merece, no porque toca. Emilio Bueso ha culminado su trilogía Los ojos bizcos del sol con Subsolar, el fin del viaje, la batalla épica, el Desierto del Mediodía.

Emilio Bueso es un escritor de oficio, de esos que escriben novelas para que disfrutes con cada página, con cada párrafo y con cada frase. O para que te angusties, depende del momento. Con Transcrepuscular comenzó la que considero su obra más ambiciosa y, de las que he leído, la más redonda. O no. No lo sé. El tío escribe muy buenas novelas y con cada una supera a la prosa de la anterior.

Los ojos bizcos del sol nos traslada a un mundo de locura aberrante y terrorífica. Tres ojos bizcos para un planeta condenado a rotar alrededor de una enana roja en a saber qué galaxia. Días y noches cortos, o días y noches interminables. Todo depende de qué ojo te haya tocado habitar.

AGENTES DE DREAMLAND

Caitlín R. Kiernan es una autora muy reconocida dentro del género, pero desgraciadamente sólo tenemos dos novelas de toda su obra traducidas al castellano: La joven ahogada y Agentes de Dreamland. Ojalá en esta década se animen más editoriales españolas a publicarla, porque escribe muy bien. Y cuando digo muy bien me refiero a muy bien.

Agentes de Dreamland es una novela corta de horror cósmico, con un final desconcertante y abierto, que bebe de los mitos de Cthulhu. Una novela lovecraftiana, vamos. De esas que les gustan a los lectores del soñador de Providence, pero que cualquiera debería leer. Porque el horror cósmico no es un terror insustancial, es un terror que excava hondo. La parálisis ante la verdad secreta del universo. La exposición a una realidad que no conocíamos. La antesala de la locura.

Como decía en la reseña, Agentes de Dreamland ya merece la pena sólo por la prosa de Kiernan. Lírica, cuidada, elaborada. No la dejéis escapar.

TAXUS

Isaac Sánchez, también conocido como Loulogio en YouTube, es un dibujante y guionista de cómics que no dio el gran salto editorial hasta hace unos pocos años con su primera gran obra: Taxus.

Taxus es uno de esos cómics que envuelve al lector para transportarlo a un mundo de cuento de hadas. Una historia de la eterna lucha del bien contra el mal con un giro de guion descarnado que más parece un sopapo en toda la cara, porque, en efecto, esto no es cuento de hadas. Una historia muy bien contada, estructurada e ideada: Isaac Sánchez sabe lo que hace. Todo tiene una razón de ser. Las viñetas, el cambio de estilo en el dibujo, las portadas, los anexos, los personajes. Bravo.


Hasta aquí este breve pero intenso recorrido a mi 2020 en libros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .